martes, 3 de octubre de 2017

Despedida de Por Esto! de Quintana Roo




Queridas lectoras, estimados lectores, hace 18 años empecé a publicar en la Sección Cultural de Por Esto! de Quintana Roo y, el día de hoy, como acontece en el tiempo circular maya, cierro un largo ciclo y me despido de ustedes. Durante este tiempo, publiqué un poco más de 1 200 artículos, ensayos, cuentos, investigaciones, entrevistas, reseñas, poemas y crónicas. Me congratula saber que este ejercicio intelectual ha servido a algunos lectores para interesarse, entusiasmarse y profundizar en el conocimiento histórico y científico.


Aquí nació mi amigo imaginario, El Astrónomo Cangrejo Emiliano, lo considero mi amigo, aunque a él no le caigo bien. En este espacio y con la columna “Del Big Bang a tus pensamientos” me formé como investigador. Compartí con ustedes mis deconstrucciones y propuestas históricas, las cuales, al republicarlas en mi Blog, con los años me permitió difundir mi trabajo internacionalmente y he tenido el honor de ser invitado a dictar conferencias en universidades, museos, foros turísticos y festivales de Canadá y Colombia.  

En una ocasión les sugerí que indagáramos en la lectura de los glifos mayas y así conocimos su belicoso cotidiano, penetramos en su pensamiento, descubrimos su religión chamánica, comulgamos con su otredad. Más tarde viajamos por los confines del cosmos y recorrimos el jardín subatómico para reconocernos polvo de estrellas concentrado por un instante en la inmensidad. 



Recuerdo con alegría las amenas discusiones con los compañeros Zita Finol, Raúl Espinosa y Juan José Morales, colaboradores de este diario y entrañables amigos que se nos adelantaron en el camino; larga vida a su memoria. Agradezco a mi editora, Jazmín Pacheco, por su paciencia y solidaridad. Extiendo un abrazo fraternal a Víctor Hugo Guzmán. Gracias Carlos Torres por guiarme y alentarme en mis inicios. Me reconozco privilegiado de la lectura que otorgan a mis artículos los integrantes de las comunidades mayas. Los invito a seguir compartiendo la riqueza histórica que nos pertenece a todos por igual en mis espacios de las redes sociales.

Agradezco la oportunidad que tuve para colaborar en el periódico de mayor circulación y lectura en el Estado de Quintana Roo, aprecio que lo hice siempre con la más amplia libertad de expresión.

Toda despedida conlleva una sensación de nostalgia y una dosis de tristeza, sin embargo, me voy también con la sensación de haber cumplido con una labor de difusión cultural para mi comunidad. Gracias queridas lectoras, estimados lectores de Por Esto! de Quintana Roo. 

Claudio Obregón Clairin 



lunes, 25 de septiembre de 2017

El Mundo Marcha Como Debiera





--Somos lo que somos por haber matado al otro para sobrevivir y compartir los alimentos. Con la voz nos aproximamos a las aves pero con la actitud, a los felinos...

--¿Quien lo dijo?

--Lo primero Mircea Eliade y lo segundo Ikram Antaki. Ahora bien, considero que estamos como estamos por el poder y las consecuencias de nuestras palabras pero pensamos como no actuamos por la simulación que ejercemos sobre ellas cuando torcemos sus significantes.

--Es muy triste lo que nos sucede...

--El mundo marcha como debiera, guarda tus consideraciones para cuando ya nadie te escuche...

--Deberíamos hacer algo, informarle a la gente que viven en el error y...

--Momento ¿por qué deberíamos hacer algo así...? ¿Quién te crees tú como para decirle a la gente lo que tiene que hacer o saber, desconoces acaso el sagrado derecho que tiene la gente de vivir en el error? ¿Y cuando les quites sus creencias, qué rituales les vas a dar a cambio? Actúas como un amoroso suicida, como un ingenuo libertino que no escucha a su dios...

--Nietzsche dijo que Dios ha muerto...

--¿Y le creíste...? Nietzsche estaba provocando ¿qué no ves que necesitaba eco como leña para alimentar a su hoguera mental? Lo que menos le importaba era que lo entendieran, buscaba que lo escucharan... porque la palabra transfigura al mundo.

--Por eso, insisto, hay que decirle a la gente que creer no es crear sino simplemente creer...

--Entonces el mundo no marcharía como debe y tendrías el compromiso de ajustar sin simulaciones los huecos existenciales de quienes te escucharan, estarías en dificultades técnicas... no me veas así, sabes bien que te dejaría solo...

--... bueno... y... ¿si se los dice usted?

--Buscamos la luz, amamos a las estrellas, queremos iluminarnos, tener acceso a lo divino, comulgar con lo sagrado, sin embargo… la luz está envuelta principalmente de vacío y ocasionalmente la acompañan lo insondable y lo intangible…
-- Maestro… ¿qué debo hacer?
--Cuando escudriñes la luz entre el follaje cuida de no tropezar con los destellos... podrían desdibujar tu camino...

-- Y... si resguardo una lluvia en mi boca...

--Podrás negociar con el silencio pero no con las estrellas

--No entiendo...

--La Luna será tan blanca como un sol en el desierto, entonces quizá descubras que quienes procuran iluminarse sin reconocer a sus sombras... terminan por cegarse en el intento...

Tiempo después, el aprendiz descubrió al silencio sentado entre la luz celeste y su fuego interno, brindó un incienso a su soledad, la acarició amorosamente y le susurró al oído: “ahora entiendo que eres mi única y real compañera” pero no recibió respuesta... esa noche, la soledad venía acompañada de la impermanencia.

Perdió cabello y también el impulso de dar respuesta a cada interrogante. Sentado junto a su maestro, observó las motas de polvo suspendidas en el filo de un rayo de luz que ingresaba detrás de las cortinas. El gato de la vecina pasó maullando y, al saberse ignorado, saltó hacia la ventana y desapareció detrás de los rosales.

--Ahora que lograste eliminar al vicio de responder a cada estímulo, que dejaste de otorgarle una respuesta divina a cada coincidencia y que reconociste la inmensidad del universo concentrada en la percepción de la impermanencia… responde: ¿por qué los gatos maúllan como si tuvieran la intensión de causar lástima o provocar nuestra atención si en realidad son grandes cazadores y pueden fácilmente prescindir de los humanos para alimentarse por ellos mismos?

--Reconozco que deciden depender del alimento que les damos porque les resulta cómodo y les da seguridad, tiempo para retozar y cuando así lo desean, se apartan de nosotros para explorar como cazadores.

--Te detuviste en la forma y olvidaste al fondo.

-- …

--Reflexiona nuevamente… pueden alimentarse por su cuenta, son independientes, cuentan con grandes poderes de movilidad y resistencia, son astutos y se defienden muy bien delante a la adversidad, todo lo anterior, como te digo, es la forma; en el fondo, exigen que les otorguemos algo más que la atención… algo que no ubican en el ámbito de los gatos de manera permanente y que al descubrirlo en nosotros, los humanos, se apegan a nuestros cuerpos, a nuestros espacios… ¿qué es?

-- … mmmhhh… ¿Amor? ¿Caricias?

Correcto… de igual manera, quienes buscamos al conocimiento con la certeza de que nos adentraremos en un espacio de incertidumbre, relatividad e impermanencia, precisamos de las virtudes del gato, pero debemos estar atentos y reconocer que el poder sanador de las caricias y la plenitud que nos otorga el amor, si se solicitan como un gato que maúlla serpenteando entre las piernas, automáticamente descendemos al nivel del suelo, atendemos al instinto animal, dejamos de ver el vacío que envuelve a la luz y a las sombras que esculpen furtivamente a nuestros actos. Nos ofrecemos a la complacencia… amar es una entrega, cierto, pero también un entendimiento profundo que nos indica la conveniencia de no exigir ni tornar en nuestra propiedad la intención y la voluntad del otro… dentro de poco tiempo culminarás tu instrucción, te toca trascender la necesidad de ser amado, para ser visto…

Claudio Obregón Clairin

TEOTIHUACANOS ENTRE LOS MAYAS





En el Museo Maya de Cancún se exhibe un pendiente de jade con rostro teotihuacano. La factura es exquisita y destaca su diminuto tamaño por la dificultad de tallar el jade con otro trozo de jade, sirviéndose del polvo como abrasivo y friccionando por horas, semanas, meses hasta obtener las cavidades de su rostro y portarlo en el pecho. En las oquedades de sus ojos, le colocaron dos diminutos fragmentos que pudieran ser de obsidiana.

Como es costumbre en los museos del INAH, la cédula indica escuetamente que fue localizada en Dzibanché, Quintana Roo, la sitúa en el Clásico entre el s.III y s.VII y nada más. Es una pena que se guarden para sí mismos la valiosa información y no aporten más datos, como pudieran ser el contexto de su ubicación, si forma parte de un ajuar o es un objeto encontrado en una excavación doméstica para así contextualizar la presencia de un rostro teotihuacano en Dzibanché.

Resulta muy interesante que Tikal fue conquistada por Teotihuacan en 378 al igual que la ciudad de Waka (El Perú) y, durante décadas, se refirió la coronación de ahauob’ con el auspicio de Sijak K’ak, el general teotihuacano de nombre maya que conquistó el Petén para su jefe Buho Lanzadardos (el único dignatario teotihuacano que tenemos referencia de su nombre), 100 años después, se fundó la dinastía de Copan, Honduras, con la parafernalia religiosa teotihuacana refiriendo culto a la Serpiente Emplumada y a Tlaloc.

Reconocemos por los textos glíficos que Dzibanché fue el sitio desde dónde partió la dinastía “Kan” la cual se instaló en el s. VI en la portentosa ciudad de Calakmul. 520 es el año en el que Tuun K’ab Hix aparece como el primer ahau gobernante de la dinastía Kan en Calakmul (en este años Teotihuacan ya había sido abandonada según evidencian los estudios de C14 realizados en Xala por la maestra Linda Manzanilla). En 562, el ahau Testigo Cielo conquistó Tikal, iniciando un periodo de sumisión de Tikal a Calakmul, hasta que en 695, Jasaw Chan Kawil, tomó venganza conquistando Calakmul y ejecutó a su al ahau (rey): Yuknoon Yichaak K’ak.

La guerra que mantuvieron Tikal y Calakmul determinó el desarrollo, progreso y decadencia de otras Ciudades Estado. Así, por ejemplo, cuando con el auspicio de Calakmul, Toniná conquistó Tikal y eliminó a la línea patrilineal, surgió la primera Ixahau (reina maya), desconocemos su nombre y por ello fue llamada la Reina de Tikal. Ella, junto a un misterioso personaje nombrado Kalomte’ B’alam, gobernó con complicaciones y asedios constantes.

Por el contrario, cuando en 695 Calakmul fue conquistada por Tikal, en Yaxchilán, las relaciones políticas entre las “casas” locales y la familia real de Calakmul se distanciaron. Después de que murió el ahau Itzamanaaj B’alam III, hubo 10 años de un enigmático interregno en el que después surgió vencedor Pájaro Jaguar II quien era hijo de la Señora Cráneo --originaria de Calakmul--. Para su infortunio, al decaer el poder de Calakmul, la Señora Cráneo fue marginada de la escena política y religiosa de las Estelas que su esposo Itzamanaaj B’alam mandó esculpir. En ellas, ubicamos su predilección por su otra esposa Xk’ab’al Xooc, quien era originaria de una dinastía local y, el dintel 23, nos indica que además, era su tía… quizá por ello no se reconoce el nacimiento de un hijo de ambos… cuando Pájaro Jaguar IV llegó al poder, reescribió la historia, colocó a su madre --la Señora Cráneo--, en la escena política y la muestra realizando los mismos rituales y sangrías que ejecutaba su madrastra Xk’ab’al Xooc (aunque como es evidente, su padre nunca registró tales eventos).

El 5 de mayo de 752, Pájaro Jaguar IV celebró una de sus conquistas y registró en el dintel 41 la toma del prisionero Cráneo Enjoyado, en el registro, lo acompañó una de sus esposas de San José de Motul. El ahau Pájaro Jaguar IV porta un penacho con una imagen de Tlaloc… para esas fechas, Teotihuacan había sido abandonada. Lo trascendente es que 250 años después de la caída de la Ciudad de los Dioses, sus símbolos de poder influían aún en la ascensión de los ahauob’ (reyes mayas).


Estamos poco a poco uniendo cabos sueltos y valorando la importancia que tuvo Teotihuacan en el contexto maya, su presencia no es aislada sino considerada como fundacional y como vemos, su influencia está presente tanto en Tikal como en Calakmul y quizá su caída es lo que precipitó la guerra entre ambas potencias mayas. En este marco de referencia histórica, comprendemos de mejor manera la presencia de un militar teotihuacano en los murales de la zona arqueológica de Xelha.

Claudio Obregón Clairin

Mi lista de blogs